Translate

viernes, 4 de julio de 2014

Una nueva andadura... o la continuación de algo viejo

Supongo que, a estas alturas, muchos de vosotros ya habéis detectado mi afición por los temas de misterio. Por las redes sociales corren a raudales -con mayor o menor fortuna- las notas anunciando mi último libro, en co-autoría con el investigador -y amigo- de fenómenos paranormales Miguel Ángel Segura, "Testigos de lo insólito".
Ni qué decir tiene que ha sido, cuando menos, una experiencia curiosa y a la vez gratificante.
Desde que decidí dedicarme a esto de escribir, en el que ya empieza a quedar algo lejano año 2010, jamás había publicado un libro a cuatro manos. Curioso.
Desde que empecé a escribir, en el mismo año, jamás había escrito una sola línea -aparte e mis novelas- dedicada al misterio. Gratificante.
Pero todo esto no es gratuito, ni muchísimo menos.
No obedece a un capricho repentino o a una moda pasajera. Simplemente, uno ha necesitado su tiempo para dar ese primer paso.
Sí; ha sido el primer libro que publico sobre estas temáticas, supongo que para sorpresa de extraños, que no de propios pues, los que me conocen, saben que llevo interesándome por estos temas desde que tenía aproximadamente quince años. Es decir, que uno va a la zaga de estas lides desde hace unos... ¿treinta y cinco años?
Más o menos.
Siempre curioso, siempre atento, siempre en busca de nuevas noticias e información y, ¿por qué no?, también escribiendo acerca de todo esto, aunque no hubiese publicado nada hasta ahora. Y no era por falta de ganas.
Ahora, a punto de cumplir mis primeros cincuenta años, me doy cuenta de que sería absurdo dejar todo eso a un lado; sobre todo cuando, reconozco, estos temas me llenan e interesan tanto como la mismísima literatura.
Y heme aquí, al fin, dando la buena nueva: inauguro colección, mi Serie Apocrypha, Diarios de un Cazador de Misterios. Un viejo y largamente acariciado sueño que me permite -y obliga- a introducirme de lleno en el apasionante mundillo de la investigación.
En fin; supongo que los más recalcitrantes escépticos ya estarán poniendo el grito en el cielo; afortunadamente, creo que deben ser muy pocos. Los demás, por supuesto, quedáis cordialmente invitados a asistir -y acompañarme si lo deseáis- en esta nueva singladura. Sólo tenéis que asomaros aquí:
 
 
...el resto, como siempre, ya es cosa vuestra.
Por supuesto, y creo haberlo dicho ya hasta la saciedad, continuaré con mis novelas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada